Ricardo Lamberghini, integrante de la mesa de especialistas, admitió que los datos oficiales «son apabullantes». Pidió mantener a la sociedad «alarmada» y criticó el traslado de residentes al Rawson: «un botón mal tocado por falta de formación, puede hacer que un paciente que está al borde del precipicio caiga».

Los datos epidemiológicos que informó la provincia en la última jornada evidenció nuevos récords. Por un lado, Córdoba alcanzó los 4.484 casos positivos en un día. Por otro, por primera vez el número de internados críticos superó los dos mil pacientes, representando un nivel de ocupación del 60,7% del total. 

Con estos registros la ciudad de Córdoba se encuentra en Alarma Epidemiológica, según el semáforo que estableció el Gobierno nacional. Esto quiere decir que la incidencia (definida como el número de casos confirmados acumulados de los últimos 14 días por 100.000 habitantes) es superior a 500. De este modo, el acatamiento al régimen de medidas de restricción de actividades que rige actualmente, debería continuar al menos en la Capital provincial. 

El infectólogo Ricardo Lamberghini adelantó en FM102.3 cuál fue la opinión de los especialistas que asesoran el gobierno de Juan Schiaretti en la reunión de este miércoles: «Ayer en la reunión de asesores la mayoría recomendamos continuar con medidas restrictivas ante la gravedad que atraviesa el sistema sanitario». Esto incluye a las escuelas. «Las cifras oficiales son apabullantes teniendo en cuenta que son confirmaciones epidemiológicas. Habría que multiplicarlos por tres», afirmó Lamberghini en Nada del Otro Mundo. 

El especialista volvió a ser crítico con el modo en que la Provincia contabiliza las camas UTI, que según su criterio se presta a interpretaciones confusas: «En realidad se debería informar el total de camas críticas y después desagregar porcentajes de ocupación covid y prevalentes». «Nunca una política sanitaria en una pandemia puede ser solo aumentar las camas para recibir a los enfermos. Hay que estar un paso adelante». Ricardo Lamberghini (asesor del Gobierno de Córdoba). 

Las alarmas sobre el estado actual del sistema de salud ya se encendieron la semana pasada. Pero en las últimas horas se evidenció aún más cuando UTS rechazó «el traslado compulsivo» de residentes de distintas áreas y establecimientos para reforzar la atención. Lamberghini alertó sobre los riesgos que implica incorporar a residentes a una situación de emergencia como la actual: «A mí, llegar a ser infectólogo me llevó muchos años. A los intensivistas les pasa lo mismo. Un botón mal tocado, un desajuste en el sistema de ventilación por falta de formación, puede hacer que el paciente que está al borde del precipicio caiga». 

Mientras los datos no hacen prever un descenso de casos en los próximos días, una de las voces más críticas dentro del grupo de especialistas que asesora al gobierno recomienda mantener la alarma, no relajar a la sociedad y así sostener el acatamiento a las restricciones que según su criterio deberían continuar el próximo lunes 31 de mayo.

FUENTE: CBA-24N