Volcanes de Pocho: paisajes únicos para hacer trekking

Ubicados en las sierras de Pocho, en el extremo noroeste de la provincia y cerca de Mina Clavero, están rodeados de palmeras. Se los puede sobrevolar haciendo parakite.

En tiempo de restricciones por la pandemia de Covid 19, hacerse una escapada a algún paisaje serrano, aunque sea imaginaria, puede aliviarnos algunas tensiones.

El suplemento Wekkend del diario Perfil ponderó entre sus publicaciones los volcanes de Pocho, ubicados cerca de Mina Clavero. Un lugar mágico, rodeados de volcanes a donde se puede hacer trekking.

En la nota dice que los volcanes de Pocho son parte de una escenografía de belleza natural con historia, cultura, gastronomía y travesías para todos los gustos.

“Se trata de cinco volcanes extintos que pertenecen a las sierras de Pocho y exhiben diferentes tonalidades debido a su conformación rocosa. Para completar un paisaje único, están rodeados de las palmeras de Caranday que brindan su sombra en un suelo virgen, creando una escenografía que parece sacada de un lugar exótico a pesar de ser completamente nativas de la provincia”,  consigna el medio.

Además de la belleza natural y los paisajes, se pueden realizar diferentes tipos de travesías. Con una duración de tres días, una opción es el ascenso por las sierras, con noches de campamento en la base de los volcanes y trekking para descubrir sitios históricos y vestigios arqueológicos, como aleros y morteros Comechingones, los antiguos habitantes que marcaron la idiosincrasia del pueblo pochan. 

Según la publicación, los últimos estudios hechos por investigadores de la Universidad Nacional de Córdoba determinaron que toda la región fue una gran caldera volcánica, es decir que, aunque se los conoce como volcanes en realidad son domos. Para sobrevolarlos, existe una actividad con más adrenalina, el parakite, que parte de la comuna de Taninga y finaliza en Chancaní.

Perfil destaca que la región es famosa por sus sabores gastronómicos y por la elaboración de artesanías con hojas de palma. El plato típico es el cabrito a la parrilla, que ofrecen todos los paradores de la zona. Otra de las especialidades del lugar son los fiambres, mermeladas y dulces caseros que producen los vecinos.