La tradicional empresa alimenticia, con sede en Río Segundo, emitirá Obligaciones Negociables por un valor de 500 millones de pesos para reestructurar deuda, financiar capital de trabajo y crecer en activos fijos.

Georgalos es una empresa industrial alimentaria con mas de 80 años de vida en el mercado, que a lo largo de su historia ha logrado imponer marcas fuertes, en especial en el sector de las golosinas donde la empresa colocó en lo más alto al postre de maní Mantecol (luego vendido a la multinacional Cadbury Stani), los caramelos Flynn Paff y el (recientemente relanzado luego de 30 años) turrón Namur.

DON MIGUEL GEORGALOS. Un busto en el ingreso a la planta de Río Segundo distingue al fundador de la compañía. (Gentileza Georgalos)

Ahora, apuesta a una nueva estrategia comercial y financiera que les permita reestructurar deuda de corto y mediano plazo, sumar capital de trabajo e incorporar equipos de alta tecnología en sus plantas productoras de Río Segundo y Luján (Buenos Aires). Emitirá Obligaciones Negociables por un valor de 500 millones de pesos que, de acuerdo a lo informado por la compañía a La Voz del Interior, «el plan es destinar una pequeña parte de los fondos a reestructurar deuda de corto a mediano plazo y financiar capital de trabajo, y la mayor parte a inversiones en Capex, que son inversiones de capital que crean beneficios en la compra de un activo fijo o para añadir valor a un activo existente».

NAMUR. En 2019, al cumplir 80 años, Georgalos relanzó su famoso turrón. (Gentileza Georgalos)

La visión de la nueva generación de dirigentes que hoy encabeza la empresa es la de seguir creciendo. Hoy Georgalos cuenta con más de mil empleados entre sus diferentes plantas y unidades de negocio diversificadas: el maní, con integración vertical (siembra propia, procesamiento, exportación, ventas a mercado interno y abastecimiento a la planta de alimentos); la planta de Río Segundo, dedicada a golosinas, a chocolates y a turrones; una fábrica en Luján (Buenos Aires), de extrusión de cereales y de oleaginosas, y la firma Poligraf, que produce en Villa Mercedes (San Luis) envases flexibles, tanto para Georgalos como para otras compañías. A esto se suman dos centros de distribución y el plus de tener todos los procesos certificados con normas ISO 22.000.

Directivos de la empresa en el festejo de sus 80 años (gentileza Trade & Retail)