Desde la “Fundación Vertientes” presentaron una denuncia contra el intendente Cayetano Canto en defensa de la reserva natural, hídrica y recreativa de la zona.

La obra de saneamiento ambiental destinada al sistema de desagües cloacales de las Sierras Chicas está cuestionada. Vecinos autoconvocados nucleados por la “Fundación Vertientes” han presentado una denuncia contra el intendente de la localidad de Saldán, Cayetano Canto, en defensa de la reserva natural, hídrica y recreativa de la zona.

La mencionada denuncia se basa en que se modificó la traza original de la obra sin que medien estudios de impacto ambiental, en clara violación de las leyes ambientales que protegen el ambiente. Lo situación es grave porque se afecta a la reserva “Saldán Inchín”. El sitio de 16 hectáreas constituye un paseo natural e histórico, siendo además un sitio arqueológico, sede de antiguos ceremoniales pertenecientes a las comunidades comechingones y sanavirones que habitaron estas tierras.

Cabe mencionar que la obra de saneamiento de Sierras Chicas consiste en la ejecución de un sistema de desagües cloacales a cargo del gobierno de la Provincia con convenios para las localidades de Río Ceballos, Unquillo, Mendiolaza, Villa Allende y Saldán y con impacto sobre 185.000 habitantes. Los trabajos incluyen la ejecución de un módulo en la Planta de Tratamiento de líquidos cloacales en la localidad de La Calera, con perspectiva de ampliación de módulos en los próximos años.

Al momento de radicar la denuncia, se encuentra avanzada la construcción del módulo que conectaría los desagües colectados de diferentes localidades en el predio privado de la ex planta de gaseosas “Pritty”. Los vecinos advirtieron que las máquinas habían avanzado sobre las márgenes del río para continuar por la zona de Reserva, en un paraje conocido como Quebrada La Barranca. Esto significa que hay una modificación de la traza original de la obra.

Por otra parte, denuncian que Saldán pasa a ser zona de sacrificio ambiental, ya que solo una fracción muy limitada de la población estaría contemplada en la conexión cloacal en construcción. De esta manera se avasalla las características que hacen de Saldán una localidad serrana particular.

Pese a que los vecinos han interpuesto diferentes recursos administrativos, nunca obtuvieron respuesta a sus planteos «en clara demostración de que la gestión municipal de Cayetano Canto ostenta una impunidad solo explicable por el alineamiento de la gestión con el gobierno provincial«, advierten.

En un plenario de Tribuna Ambiental desarrollado en el mes de agosto pasado esta situación fue expuesta como sospecha y ahora se ve consumada. Los vecinos presumen que parte del terreno de la Reserva podría ser destinado al loteo y la explotación privada.

La gravedad del hecho consiste en que la modificación de la traza no solamente altera la ruta autorizada, acorde a la pendiente natural, para introducir un artificio que requeriría de bombeo para elevación de los desechos cloacales. Al hacerlo, establece un rumbo que atraviesa zona de reserva de monte nativo, protegida por leyes ambientales.

Para los vecinos de todas las Sierras Chicas la obra de saneamiento es necesaria. Sin embargo, exigen que se respete la traza original, considerando la topografía del lugar y la urbanización existente, evitando afectar la reserva.

«Al desviar la traza, la ruta de las tuberías se interna en la Reserva, obligando a instalar plantas de bombeo que incrementan costos y riesgos de mantenimiento, abonando el entrelazamiento entre negocios privados y la obra pública, como queda evidenciado en el aumento sideral del presupuesto por la obra» afirman los denunciantes.