El gobernador fue el orador principal de un acto corto pero intenso, con el Florentino Ameghino repleto.

El gobernador Juan Schiaretti fue el protagonista casi central del cierre de campaña de Hacemos por Córdoba en Villa María, sin la presencia de las principales candidatas: Alejandra Vigo y Natalia De La Sota.

En el club Florentino Ameghino totalmente repleto se hizo el acto en el que Schiaretti volvió a pedir el voto de los villamarienses “en defensa de Córdoba”.

Previamente había comenzado hablando Eduardo Accastello, segundo candidato a senador, en la misma lista que la esposa del mandatario provincial.

El acto contó con una gran movilización en colectivos y combis, muchas provenientes de Córdoba, principalmente en cuanto a la participación sindical.

De Villa María se vieron pancartas de barrios como San Martín, Las Playas y La Calera, y remeras con el nombre de Accastello.

Por el voto útil

El ministro villamariense abrió el acto con un encendido discurso: “Venimos a defender que el voto de los villamarienses pueda canalizarse a través de Hacemos por Córdoba”.

“Es el voto útil para fortalecer al interior en medio de la grieta que son las otras dos fuerzas nacionales”, dijo previo al acto, en declaraciones a la prensa.

Dijo que hay que “corregir las asimetrías que tiene la Argentina hoy”

Puso como ejemplo que si se eliminaran las retenciones a las exportaciones del maní y la leche “se podrían hacer 1200 casas y 600 cuadras de pavimento por año en el departamento San Martín”.

También respondió sobre un video del presidente Alberto Fernández hablando sobre Córdoba, que se viralizó.

“Fueron muy desafortunadas las declaraciones. Córdoba entrega todo lo que tienen, desarrolla producción. Nos parece muy desafortunado que el presidente no tenga en cuenta a los cordobeses”, concluyó.

«Lamentables declaraciones»

En la misma línea, el gobernador dijo que “fueron lamentables las declaraciones del presidente, porque los argentinos necesitamos que haya tolerancia con los que piensan distinto”.

No obstante, dijo que “Córdoba nunca se va a callar. Siempre va a plantear su defensa del hombre y la mujer de campo y de las empresas”.

Es una provincia pacifica, pero no se calla, y va defender sus derechos, les guste o no les guste a los que vienen manejando el país”, dijo en relación a los últimos gobiernos nacionales.

“Córdoba siempre va a reclamar que nos bajen las retenciones. ¿Por qué tenemos que seguir nosotros, con las retenciones, bancando la vida más barata que tienen los que viven en el puerto y los alrededores?”, cuestionó.

Dijo que desde el gobierno nacional “no ponen en obras ni el 10% de lo que se llevan de Córdoba. No le debemos nada a la Nación, sino que ellos le deben a Córdoba”.

“Por eso les digo a los cordobeses, ahora que hay un empate de debilidades entre las dos fuerzas que fracasaron en el país, que es el momento de hacer pesar el voto para quienes venimos desde el interior”, agregó.

“Que los cordobeses voten la defensa del departamento, la defensa de Villa María. Nunca dejamos de defender Córdoba”.

El progreso de Villa María

“A Villa María la hizo progresar mucho Eduardo Accastello y Nora Bedano”, apuntó el mandatario.

Cuando un periodista le preguntó si, según esa apreciación, Martín Gill no formaba parte del crecimiento de la ciudad, Schiaretti respondió:

“No debo opinar de otros candidatos de otras fuerzas políticas, pero es evidente que Villa María cambió a partir de la gestión de Accastello, que luego continuó Nora”.

Una similar postura adoptó cuando le consultaron sobre las declaraciones del jefe de Gabinete, Juan Manzur, cuando estuvo recientemente en Villa María:

“No debo opinar sobre declaraciones de ningún dirigente. Yo defiendo Córdoba. Quiero un país federal, no un país unitario”, dijo.

Fuente y fotos: Villa María Vivo!