Jorge Bergoglio, envió una carta al Fondo con el pedido de reducción de deuda para aquellos países que buscan salir adelante en este contexto de crisis

A los cuestionamientos del Premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz, se sumó el referente máximo del Vaticano, el Papa Francisco, e incluso legisladores demócratas del Congreso de Estados Unidos, se expresaron al respecto de la situación que atraviesan países como Argentina con el Fondo Monetario Internacional.

Con el ministro de Economía Martín Guzmán a la cabeza, el Gobierno Nacional mantiene un arduo ida y vuelta con el organismo crediticio para lograr una reestructuración en los plazos establecidos para pagar la deuda que se contrajo durante la gestión de Mauricio Macri.

Lo que destaca el oficialismo es que la intención es pagar, pero ante la situación crítica que desató la pandemia en las economías mundiales, la discusión pasa por reducir el riesgo de una interrupción en la reactivación económica del país.

En esa dirección, sorprendieron las declaraciones de Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía y mentor del propio Guzmán (y con el que Cristina Kirchner comparte visiones políticas y económicas), quien instó al FMI a no “invertir el rumbo” económico del país “con requisitos anticuados de austeridad”.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR: Un albañil kirchnerista ganó el primer sorteo del sueldo de diputado de Javier Milei 

Es que recientemente, voceros del Fondo han advertido a las economías emergentes que ante las medidas de las Reservas Federales de los Estados Unidos para controlar la inflación que viven en el país del norte, es el momento de realizar adecuaciones “más agresivas” para ajustarse a los objetivos por cumplir.

Sumados a Jorge Bergoglio, quien envió una carta con el pedido de reducción de deuda para aquellos países que buscan salir adelante en este contexto de crisis; un grupo de congresistas demócratas encabezados por la neoyorquina Alexandria Ocasio-Cortez se dirigieron por carta a la secretaria del Tesoro de EEUU, Janet Yellen, en la que elevaron un pedido de “de revisar los sobrecargos que se aplican a los países con préstamos excepcionales”.

TAMBIEN TE PUEDE INTERESAR: La delasotista Laura Labat será subsecretaria de Transporte de la Nación

Esta secuencia de declaraciones en el exterior no tardaron en hacer eco en la Argentina. Quien se expresó fue el vicepresidente del Parlasur Oscar Laborde: «la carta de los congresistas a la secretaría del Tesoro norteamericana para la reducción de tasas y lo que dijo el propio Stiglitz, con la idea de que no se puede seguir hostigando a los países que hacen un esfuerzo por desarrollarse, como también la carta del Papa, van sembrando una opinión generalizada de que el Fondo no puede seguir moviéndose con las mismas condiciones».