Pymes cordobesas se internacionalizan con apoyo de ProCórdoba

El Programa de Desarrollo Exportador vincula la oferta exportable de la provincia con la demanda mundial. Esta iniciativa ayuda a las empresas a posicionar su oferta en mercados estratégicos. Los casos existosos de Establecimiento Don Claudio, AB Repuestos y Legume.

Empresas cordobesas de diferentes sectores impulsan sus exportaciones en el marco Programa de Desarrollo Exportador (PDE) de la Agencia ProCórdoba, dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Minería de la Provincia. De este modo, las firmas locales concretan su primera experiencia exportadora o acceden a nuevos mercados.

El PDE es coordinado por el Servicio de Inteligencia Comercial de ProCórdoba con el objetivo de vincular y acondicionar la oferta exportable de la Provincia con la demanda mundial y ayudar a las empresas cordobesas a posicionar su oferta en mercados estratégicos. Actualmente, se está trabajando con los sectores de molinería, autopartes, pastas y panificados, lácteos, software y maquinaria agrícola.

Esta iniciativa se adecúa a las necesidades de cada sector y de cada empresa particular, las cuales acceden a capacitaciones y asesoramiento sobre fijación de precios, aspectos logísticos, normativas aduaneras, estrategias de marketing, certificaciones de calidad, entre otras, por parte de profesionales especializados en comercio exterior.

Tres experiencias cordobesas

El establecimiento Don Claudio, localizado en Piquillín, realizó su primera exportación de maíz a granel a Chile. Formó parte del PDE en el sector molinería en ediciones anteriores, tomando diversas herramientas. Se trata de la primera operación de una serie de exportaciones acordadas con el cliente del país vecino, con quien luego firmarán un contrato para darle continuidad.

“Nuestra empresa logró concretar por primera vez una exportación de bienes agrícolas, maíz entero a granel, desde nuestra planta de acopio. Tuvimos muchos retos, entre ellos el proceso previo de habilitación de la aduana y adoptar el idioma de comercio internacional dentro de la compañía. La experiencia como tal destrabó la capacidad inactiva que teníamos de consolidar una carga internacional, abriendo un abanico de posibilidades para otros cereales y oleaginosas que producimos acá”, destacó Ramiro Digón, titular de Comercio Exterior de la firma.

Además, señaló que el Programa les ayudó a concretar la internacionalización de la empresa y orientar el desarrollo productivo hacia el agregado de valor en origen con destino a exportación. 

Otro caso, en el sector autopartes, es AB Repuestos que realizó su primera exportación a una empresa de Uruguay (Indian Motors de Montevideo). “La primera experiencia exportadora fue tan especial como emocionante ya que se trataba de una nueva misión que nunca habíamos realizado, prestando mucha atención a no cometer errores puesto que el comercio exterior es totalmente distinto al mercado local”, aseguró Gustavo Varalda, asesor de la empresa.

Recientemente avanzaron en su segunda exportación, también al mercado uruguayo. En la primera oportunidad habían enviado filtros de aire, y ahora incorporaron fundas para asientos de motos y accesorios para manubrios y pedales, todo fabricado en San Francisco.

En tanto, la empresa Legume, que elabora pastas secas de alto valor nutricional utilizando harinas no tradicionales (legumbres), consiguió la apertura al mercado uruguayo, habiendo ya realizado otras experiencias exportadoras.

“Ver que nuestros productos viajan al exterior es algo muy satisfactorio. Este Programa es muy completo, los integrantes son muy profesionales, siempre dispuestos para todo. Cuentan con información para trabajar tanto dentro de la empresa como también sobre el extranjero que es donde apuntamos”, destacó Julio Galassi, dueño de Legume y dijo que en el corto plazo proyectan enviar cargas a Uruguay, Chile y Paraguay.